viernes, 4 de junio de 2010

Tiempo perdido

"No lo entiendo" volvió a reprocharse, "no entiendo por qué ha tenido que pasar".
Su madre, con la pacífica parsimonia brindada por la experiencia le aconsejaba tiempo, mucho tiempo: "hay situaciones, circunstancias que sólo el paso de los años te hará entender".
Aquella noche leyendo a un poeta amateur encontró cierto consuelo:
"El tiempo perdido se busca a sí mismo
para dar nuevas oportunidades, alegrías,
en definitiva para cambiarse el apellido.
Tiempo ganado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada