martes, 23 de noviembre de 2010

Ladran, luego cabalgamos

Una buena forma de comprobar nuestro buen caminar resida en el número de sentimientos contrarios que despertamos. Me explico: no deja de ser curioso que la murmuración nazca ante el mar de la honradez, las celotipias ante la rectitud y la ira ante la quietud interior. Numerosas veces el buen hacer genera sentimientos antitéticos en los que nos rodean. Al menos paradigmático.

1 comentario:

  1. Pero con el tiempo, tambien generas sentimientos positivos.

    ResponderEliminar