domingo, 14 de noviembre de 2010

Vivir, que no nacer

No lo pensó, le salió del alma. Me dejó boquiabierto y me arrojó en un intenso mutismo interior hasta que empecé a vislumbrar las entrañas de su afirmación: "No has vuelto a nacer, sino que has empezado a vivir..." Interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada