lunes, 17 de mayo de 2010

Más fuerte que el odio

Otro descubrimiento de la factoría de ideas audiovisuales "Infinito + uno" de Juan Manuel Cotelo. El trailer del increible reportaje sobre la conversión al catolicismo de Tim Guènard. Su historia es escalofriante y la cuenta con toda crudeza, y en primera persona, en el libro «Más fuerte que el odio» (Gedisa, 2003). A los tres años, su madre lo ató a un poste eléctrico y lo dejó abandonado. Su padre le apalizó con frecuencia, aún lleva cuatro fracturas en la nariz consecuencia de los golpes. Pasó tres años en un hospital a consecuencia de esas palizas. A los siete años, entró en un orfanato. Nadie le quería adoptar y los responsables le maltrataban. Por un error administrativo, lo pasaron a un hospital psiquiátrico, y después a un reformatorio, en el que aprendió a ejercer la fuerza del odio y la violencia. Con doce años de edad, sólo quería matar a su padre. En la calle vivió en bandas, fue violado, y le usaron en bandas de prostitución. A los 16 años, por primera vez, una jueza le dio una oportunidad: un trabajo de aprendiz de escultor de gárgolas. Sólo a los 21 años se distanció de sus amistades violentas y se rodeó de amistades cristianas. Se casó con Martine, educada en una familia estable, y tienen cuatro hijos que le han ayudado a madurar. Ahora dedica mucho tiempo a demostrar que «cambiar es posible», que un historial de violencia no tiene por qué decidir el futuro, que es posible aprender a amar. Sólo respira el día en el que descubre el amor de Dios Padre, al que él llama cariñosamente “Big Boss”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada